CONTROL

El alcohol y el cuerpo del adolescente

Ya sabes que la intoxicación con alcohol es dañina para el cuerpo de tu adolescente. Pero, ¿qué exactamente lo que le sucede al cuerpo de este joven?

Primeramente, afecta el desarrollo del cerebro. Éste órgano tan importante, termina su desarrollo luego de los 20 años. De hecho, la última parte del cerebro que completa su proceso de maduración y la más que se afecta por el consumo de alcohol a temprana edad es el Lóbulo Prefrontal, se encarga del control de emociones, manejo de impulsos y capacidad de juicio.

El alcohol afecta el sistema nervioso central y como consecuencia, afecta a la mayoría de las células y sistemas del cuerpo. El uso excesivo de alcohol afecta la manera en que las neuronas se comunican entre sí.

El sistema inmunológico puede ser comprometido temporalmente cuando abusas del alcohol, incrementando la probabilidades de contagiar alguna enfermedad.

El órgano más grande del cuerpo, la dermis o piel, se deshidrata cuando se consume alcohol. Con el tiempo, beber mucho puede tener otros efectos permanentes en la piel.

Por otro lado, el consumo prolongado y excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Aumenta el riesgo de padecer de presión arterial alta, debilitamiento del músculo cardíaco e insuficiencia cardiaca.

Incluso, el hígado puede convertirse en uno graso, esto puede afectar negativamente su función hepática. Puede inflamarse y como consecuencia, causar hepatitis alcohólica, cirrosis y/o cáncer de hígado.

El estómago puede irritarse, lo que puede provocar náuseas, vómitos o diarrea. A largo plazo, el consumo de descontrolado del alcohol puede ocasionar cáncer gastrointestinal.

El páncrea puede dañarse permanentemente y esto aumentará el riesgo de cáncer de páncrea.

Como el alcohol es un diurético pero cuando se bebe demás, los riñones se esfuerzan más para eliminar las toxinas en la sangre.

El intestino se puede irritar y aumentar el riesgo de cáncer de colon.

Beber alcohol puede disminuir el deseo sexual, el rendimiento, testosterona en la sangre del hombre y puede aumentar el riesgo de infertilidad masculina. El sistema reproductivo femenino se puede ver afectado específicamente en: el ciclo menstrual, la ovulación de la mujer y fertilidad. Incluso, puede hasta afectar la probabilidad de concebir un bebé saludable.

El cáncer de mama es el más frecuente entre las mujeres. Los estudios indican una relación entre el consumo de alcohol y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Por supuesto, beber alcohol no significa que automáticamente contraerá cáncer de mama, pero sí aumenta el riesgo de desarrollarlo.