CONTROL

Los/as jóvenes y el consumo de alcohol
como estrategia para afrontar

En nuestra cultura se suele usar el consumo de alcohol como estrategia para relajarse después de un día difícil, para ahogar las penas o incluso para facilitar nuestras interacciones sociales. No obstante, utilizar el alcohol para afrontar situaciones complicadas o lidiar con experiencias difíciles o incómodas no es la mejor decisión y puede traer serias consecuencias.
En ocasiones asumimos que nuestros y nuestras jóvenes, a diferencia de nosotros/as, no enfrentan problemas o minimizamos los retos que afrontan, sin embargo, ellos y ellas también experimentan situaciones difíciles y estresantes. Por esta razón es necesario reconocer que los y las jóvenes también pueden ver el alcohol como una estrategia para manejar conflictos, lidiar con presiones o combatir la ansiedad. Tener este reconocimiento nos permitirá apoyarlos y promover la utilización de otros mecanismos para manejar estas dificultades.
Para poder reconocer cuando esto sucede es importante estar pendiente a posibles cambios en su conducta. Si identificamos en nuestros/as jóvenes señales de que están retraídos, constantemente molestos, se aíslan o que dejan de participar de las actividades que antes disfrutaban, podemos sospechar que están experimentando algún reto y podrían necesitar nuestro apoyo.
Muchas veces se asume que el consumo de alcohol en los y las jóvenes es el problema en si mismo, pero si tu joven está consumiendo alcohol regularmente, de manera excesiva y constantemente experimenta síntomas de hangover, debes evaluar la situación e indagar. A veces beber es la "solución" ante un problema y para lograr que detengan el consumo de alcohol es necesario identificar la raíz de la situación y ofrecer una solución real.

Referencia:


1. Laurent, J., Catanzaro, S. J., & Callan, M. K. (1997). Stress, alcohol-related expectancies and coping preferences: a replication with adolescents of the Cooper et al.(1992) model. Journal of Studies on Alcohol, 58(6), 644-651.